OBSESIONES

Reseñas de cine con carácter crítico.

2/06/2010

EL SECRETO DE SUS OJOS

Publicado por Carolina Pardo Delgado |




Escribir es un proceso doloroso que requiere un gran esfuerzo y noches sin dormir. Además de la amenaza del bloqueo del escritor, queda siempre una sensación de fracaso inevitable. Nada de lo que escribimos es lo que queríamos.” Octavio Paz.

Escribir es como enamorarse. Un proceso igualmente doloroso. No se extrañen entonces, que ambas acciones sean representadas con la misma ejecución brillante por el aclamado actor argentino, Ricardo Darín. De quien, por cierto, igualmente, he tratado inútilmente de evitar obsesionarme de la naturalista y acuciosamente hipnotizante calidad actoral que le caracteriza de manera innata y/o obtenida a través de la experiencia.




Lo acepto. Es primera vez que le advierto, que le aprecio y le digiero. Darín, gracias por tu inmensa capacidad de identificación y tu exquisita capacidad de introducirte en la piel de Benjamín Espósito.

Y así va la sinopsis: “Benjamín Espósito, secretario de un Juzgado de Instrucción de la Ciudad de Buenos Aires, está a punto de retirarse y decide escribir una novela basada en un caso que lo conmovió treinta años antes, del cual fue testigo y protagonista. Su obsesión con el brutal asesinato ocurrido en 1975 lo lleva a revivir aquellos años, trayendo al presente no sólo la violencia del crimen y de su perpetrador, sino también una profunda historia de amor con su compañera de trabajo, a quien ha deseado y amado fervorosamente y en silencio durante años. La novela que escribe Espósito nos hace recorrer los años 70, cuando en Argentina se vivían épocas turbulentas, el aire estaba enrarecido y nada era necesariamente lo que parecía ser.”

El Secreto de sus ojos, podría ser señalada, entonces, como fiel representante del cine noir. Un punzante y angustiante drama criminal con un profundo sentido nihilista, debido a la recalcitrante aparición de la negación de un principio ético, viva característica del sistema burocrático latinoamericano.

Dentro de lo más atrayente de este film, se encuentra, sin duda alguna, el intachable ensamblaje en el casting, (ya que si falla una pieza, muchas veces falla todo), aunque Pablo Rago decae en unos niveles en las escenas finales, aún así, el resto de su actuación le sigue salvando. Dicho engranaje es bien logrado por su director Juan José Campanella, quien ha sido reconocido anteriormente como un excelente director de actores.

Campanella ya había guiado a su anterior film, El Hijo de la Novia (2001), a una nominación al Oscar en categoría de mejor película de lengua extranjera, para este año presenta El Secreto de sus Ojos en la misma categoría, justo en un punto de maduración que se deja entrever en la inmejorable calidad tanto técnica, como artística e interpretativa de cada uno de sus componentes derivándose hasta en el más ínfimo de sus detalles.

Con una co-escritura junto a Eduardo Sacheri, Campanella nos brinda un guión estructurado que funciona perfectamente en sus flashbacks, con riqueza de diálogos precisos y ágiles, sin olvidarnos de las liricas puntuales que lejos de empalagar, le brindan una fuerza atractiva y fácilmente identificativa para cualquier espectador.

Su dirección técnica es el factor que mas ha llamado la atención a sus espectadores y críticos, debido a la complejidad de la misma para una producción latinoamericana, cámaras aéreas, junto a técnicas de cinema verité, conjunto de sombras y luces, imágenes en barrido que invitan al desespero, (especial mención la escena del estadio) se manejan espléndidamente al servicio del guión. Este conjunto se convierte en un festín para alguien que desee apreciar la técnica en toda su variedad y esplendor.

Invariablemente no existe otro elemento dentro de la gestualidad corporal que hable más que los ojos. Si creamos un hábito de observación profunda podremos avistar mucho más de lo que creeríamos exponencialmente imposible. Los ojos no mienten, a menos de que estemos ante el mejor de los actores. Los ojos revelan e invitan a una reflexión propia, nos indican una carencia o abundancia. Por algo la química entre dos personas comienza en un ”click” no sonoro. Esperemos que seamos lo suficientemente hábiles para reconocer ese momento. Y poder descifrar así, El secreto de sus Ojos.

12 comentarios:

Alejandro A dijo...

no estaba muy interesado en la película pero ahora que te leo me has picado mucho, espero verla muy pronto!

El Cinéfago dijo...

Una joya, una obra maestra de Campanella. Los actores magníficos, pero en especial la complicidad entre Darín y Guillermo Francella. Me pregunto por qué no han nominado a este último en los Goya de este año como secundario. Una lástima y un descuido imperdonable. Pero como bien señalas, sorprende no sólo la adaptación de la novela, el guión, sino la dirección técnica de Campanella. Me quedo con el plano secuencia en el estadio, de esas escenas que cuesta olvidar.

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

Una película deliciosa de Campanella. Y Darín tan brillante como siempre. Como bien dices, un film recomendable a más no poder y toda una grata sorpresa.
Un saludo

Scotty dijo...

Cuánto me alegro de su nominación. Yo estaba seguro de que ocurría y así lo auguré. Una de las mejores películas del año. Si no lo logra será por la fuerte competencia que tiene en La cinta blanca, otra obra de embergadura.

Saludos.

Cine Más que Palabras dijo...

Hola Caro!

Creo que te lo había comentado y lo he puesto en mi crítica sobre esta excelente película, es una historia que trata sobre "pequeñas obsesiones", que tan bien hacen juego con el título de tu blog ;)

La historia que lleva al cine Campanella lleva consigo otras pequeñas historias, pero que siempre tienen que ver con eso, con esas pequeñas obsesiones que marcan el curso de una vida, como le ocurre a Darín, al asesino y a casi todos los personajes destacado en este filme.

Otro punto a favor es la estética que logra Campanella, saliendo un poco de lo que nos tenía acostumbrados y reconstruyendo de manera magistra la época, algo complejo, con tantos flashbacks.

Me alegra que hayas podido ver la película y nos hayas regalado tus impresiones. Me encantó como la analizaste, en especial tus comentarios sobre el trabajo de dirección y de cámaras.

Te dejo un beso y nos estamos leyendo pronto.

Saludos!

Carolina Pardo Delgado dijo...

Alejandro, te la recomiendo ampliamente. Es una de esas joyas que raramente se repiten. Ve buscandola!!! ;-D

Cinéfago, tal cual como lo has expresado. Es una joya. Y me habría gustado que nominara a Darin al Oscar. Definitivo que sobrepasa a Clooney por donde lo veas. Sencillamente magistral. También me encantó Francella. Un tanto como un Dustin Huffman latinoamericano por sus pinceladas drama-cómicas.

Crowley,más que deliciosa, es exquisita!!!
Diez dedos arriba! Abrazos!

Scotty, esperemos que sea esta la ganadora.
No he visto The White Ribbon, aunque la he visionado mucho a través de reseñas y trailers. Es la más llamativa para la academia.

Damián,como siempre las obsesiones aparecen.
Y las pasiones. "Uno puede cambiar de dirección, de lugares, de todo menos de pasión". La dirección de arte es igualmente remarcable! No hay nada que perder en este film. Gracias por recomendarlo. Muchas gracias, es un placer para mi que te haya encantado.

Abrazos gigantes para todos! Muchas gracias por pasar por mi blog y comentar. Gusten de pasar por aqui cuando lo deseen...
Esta es su casa...

Lázaro dijo...

sencillamente magistral,unas de las mejores del año,me gusto todo su dirección,los actores,la banda sonora..
creo que tiene una dura competidora La cinta Blanca para ganar el Oscars.
tambien compite aquí en los Goya,su rival es Celda 211, la academia española a marginado por completo el film de Almodovar..
en fin todo se vera.
un saludo

Dialoguista dijo...

Genial!!!!!!!!! Tanto la historia, como los recursos humanos, como los recursos técnicos. Una peli redonda!!!!!!!!!

Angel "Verbal" Kint dijo...

Una de las mejores películas del año sin duda...Campanella es un grande...me encanta "El hijo de la novia", aunque me gusta más "El mismo amor la misma lluvia"...y aunque esté un poco por debajo, también tiene mucho encanto "Luna de avellaneda"...tengo pendiente la serie de televisión que dirigió "Vientos de agua"
saludos

Carolina Pardo Delgado dijo...

Lázaro, concuerdo contigo que es un film magistral, ya quisiera no haberla visto para volverla a ver. jejeje.. Ya había escuchado de Celda 211, estoy esperando los premios Goya con ansias igualmente. De la misma forma no he podido encontrar Agora. A ver cómo le terminó de ir a Almenabar.

Dialoguista, más que redonda, es cuadrada, es angular! Lo es todo jejeje...

Angel,te cuento que ayer me vi "El Hijo de la Novia", también me gustó, aunque me gusta más la estética visual de El secreto, se debe mucho al paso de Campanella por Estados Unidos.

Gracias una vez más por comentar!
Abrazos gigantes para todos, pasen cuando gusten esta es su casa!!!

María Laura Tuyaret dijo...

"Los ojos hablan... hablan al pedo los ojos", no podia haber una frase mas argentina. El Secreto de sus ojos es una pelicula que viene a sintetizar lo grandioso que es el cine argentino, y cómo un buen argumento puede romper con el cliche de que para impresionar son necesarios los efectos especiales de hollywood. Aparte de las excelentes interpretaciones de Darin, Francella y Villamil, la fotografia de este film merece todos los elogios. Y el amargo mensaje que nos deja, todo un alegato contra la justicia.

Marcelo Martinez Serrano dijo...

No me ha parecido lo que a la mayoría, sinceramente. Me ha resultado un producto exageradamente largo, demasiado favorecido por una publicidad sospechosamente favorable, con algunos chispazos de talento aqui y alla pero que no salvan al producto de ser tremendamente tramposo desde lo emocional. Abundantes bajones de ritmo promediando el relato hacen uno desee que la cosa termine lo antes posible. El problema es que cuando llega ese final, tan tramposo como el resto de la trama, no produce el efecto supuestamente "sorpresa" que tanto Campanella como su guionista esperaban, sino mas bien una sensación de alivio.

Darín como siempre correcto. Fancella poco convincente -por momentos parece que va a salir diciendo "Es una nenaaaa!!"" o alguna pavada asi, bien en su estilo- y el resto del reparto funcional y nada mas.

Es de esas peliculas argentinas que me hacen preguntarme cuando las veo lo mismo; ¿Como una obra maestra como "Nueve Reinas" -lo mejor del cine de ese pais en decadas- no fue enviada a competir por el Oscar en su momento?
Misterio sin respuesta hasta ahora.

Publicar un comentario en la entrada

Subscribe