OBSESIONES

Reseñas de cine con carácter crítico.

2/04/2010

THE HURT LOCKER

Publicado por Carolina Pardo Delgado |



"La adrenalina de la batalla es a menudo una adicción potente y letal, porque la guerra es una droga." Chris Hedges. The New York Time.

De manera muy sempiterna me he encontrado a mi misma cuestionándome, todavía sin respuesta satisfactoria alguna, (sin ánimos de ser señalada como machista o feminista) ¿Por qué a los hombres les atrae más la violencia? ¿Por qué las mujeres en su gran mayoría continúan en la resistencia de entrar en guerra? ¿Existe el gen de la violencia en el ser humano? ¿Y si es afirmativo, que tan influyente y/o excluyente emergerá éste en el genoma humano?

Según el profesor Pierre Roubertoux, especialista en neurociencias del Centro Nacional de la Investigación Científica (CNRS) de Francia, “No existe un único gen que intervenga en el comportamiento. Hasta el momento se han localizado unos 20 fragmentos de ADN implicados en la conducta violenta. Y la lista podría extenderse".



La primera vez que escuché acerca de este film, le comenté a alguien que estaba realmente interesada por, precisamente, la visión femenina de la guerra. A decir verdad, esperaba un tratamiento diferente, definitivamente más suave. Aunque, me dio gusto encontrarme repitiendo una y otra vez, la primera escena de la gran explosión. Afirmo que las escenas de acción aparecen claramente más detalladas sin restarle la adrenalina y poder visual que merecen. Por alguna razón Bigelow está entre una de las tres mujeres nominadas al Oscar en la categoría de Dirección en sus 82 años de historia. Y por alguna razón ha sido la única mujer ganadora del premio de Sindicato de directores, del cual se dice, en los últimos seis años ha sido un presagio para el ganador en la misma categoría del Oscar.
Teniendo en cuenta que su directora Kathryn Bigelow exhibe una obsesión por el género thriller (el cual se presenta como exclusivo entre los directores de género masculino). Films como Point of Break (1991) o Strange Days (1995) marcaron un hito especial en la historia del cine en el cual una mujer (su directora) se atrevía a remarcar ampliamente historia de héroes que manejaban obsesiones u adicciones por estilos de vidas particulares.

Porque cada historia de guerra, acción o thriller que merezca ser mencionada necesita un héroe con el cual podamos sentirnos íntimamente relacionados y/o identificados. Esta vez hace su aparición un actor casi desconocido para Hollywood, Jeremy Renner, (28 weeks later, The assasination of Jesse James), quien esta vez logra seducir ampliamente como el poco ortodoxo y controvertido Sargento James.
Presumo que no debería ser comparado con otros films de guerra dado que abarca una historia con un eje central muy simple y repetitivo, aunque con un exquisito poder de tensión que se siente en cada fibra del cuerpo. Se convierte esta simple historia lineal en un plato de mayor exquisitez debido a la profundidad con la que se puede experimentar la observación pormenorizada de un escuadrón de desactivación de explosivos del ejército de los Estados Unidos durante la guerra de Iraq.

Uno de los factores más relevantes es la ausencia de elementos persistentes en esta clase de historias a decir, como, el patriotismo exacerbado o el cuestionamiento de si la presencia militar de los Estados Unidos en el área es legitima o injustificada, lo cual la coloca en un extremo diferente. No es la simpatía por el deber cumplido lo que maneja al actor principal, lo que lo guía se termina confluyendo simplemente en su terrible adicción por desactivar explosivos.


La dirección técnica es brillantemente ejecutada a través de cámaras rápidas y al hombro, muy estilo cinema verité convergiendo así con la historia escrita por Mark Boal, su guionista, un periodista de guerra que resume sus estadías cercanas a un escuadrón durante la guerra de Iraq. Por momentos parece que estuviéramos presenciando las situaciones sino a través de los ojos de un corresponsal, como un punzante y angustiante documental.

Dicha visión femenina que buscaba (de la directora) está dada en la paciencia con la que maneja una aproximación más puntual y acertada en los sentimientos de los protagonistas del escuadrón, lo que los lleva finalmente a una reflexión más profunda de su existencia, tal como lo perpetra cualquier situación de extrema resilencia en el ser humano.

Como bonus extra, aparecen los cameos de alto nivel de Evangeline Lilly (Lost), Guy Pearce y Ralph Phiennes (el mejor de todas), otorgándole al film un mayor poder atractivo.
Bigelow tendrá así que competir ante la superproducción de su ex esposo James Cameron, aunque si tenemos en cuenta el sorprendente triunfo de “Slumdog Millionaire” sobre “The Curious Case of Benjamin Button” del año pasado, es muy posible que este año The Hurt Locker se lleve consigo a casa la gran estatuilla dorada.
Hoy me percibo entre la extraña y dubitativa opción de ser un Avatar o un desactivador de bombas con la mayor adrenalina del caso.


Ahora continuaré mi existencia como el sargento James, sorteando explosiones de un lado y del otro. Porque en eso consiste la vida. La importancia radicará en como terminaré enfrentando las situaciones a posteriori resultantes de haber cortado un cable o el otro.

5 comentarios:

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

Un post muy bueno e interesante sobre la película de Bigelow. Si te apetece leer mi reseña sobre el film, hace dos días puse yo también la reseña del mismo.
Un saludo

Alejandro A dijo...

a mi al contrario me pasó que no sentí emociones de los protagonistas, nunca sentimos de verdad sus sentimientos aunque hace un gran trabajo en reflejar lo alejados que se encuentran de la realidad, esperaba más de esta película aunque tampoco digo que sea mala, está bastante bien la verdad

Mike Lee dijo...

Gran película, crítica y realista la mismo tiempo, sumamente recomendable.

¡Saludos!

El Cinéfago dijo...

Bigelow, realizadora nerviosa donde las haya, es de las pocas directoras estadounidenses a destacar, pero lo es gracias a esta película, la mejor de su filmografía. Lo merece con creces. La película es tensa, aunque algo repetitiva, y el tema de la guerra de Irak está ya un poco demasiado sobeteado por el cine. Pero el mensaje es sencillo, efectivo y va directo al espectador, así como la película. Una buena película, sin más. Fantástico Jeremy Renner. Una buena crítica, Carolina.

Scotty dijo...

Muy bien, Carolina! Me gusta mucho tu crítica. Nuestra visión de la película es casi idéntica pero tú te explicas mucho mejor. Algo tendrá qu ver la especial sensibilidad femenina pra captar y expresar las emociones y esta película las produce a porrillo.

Un abrazo.

Publicar un comentario en la entrada

Subscribe