OBSESIONES

Reseñas de cine con carácter crítico.

11/18/2009

INGLORIOUS BASTERDS

Publicado por Carolina Pardo Delgado |




Iba en camino a mi encuentro con Tarantino después de revisar atentamente la sinopsis y criticas de su último film. Decidí que por lo captado, tenía que verla cuanto antes. Sé que me tomó algo de tiempo, ya que la habían estrenado hace una semana. Por eventualidades del destino me encuentro con amigos. Ellos me convencen de entrar con ellos a ver 2012. Pero ayer NO era un día para ver efectos especiales y diálogos baratos. Después de mucha insistencia, de que me obsequiaran la entrada, me dije: ¿Por que no? Tal vez encuentre algo decente en esta película. Al fin y al cabo tengo que ver los llamados “Blockbuster” de la temporada. Luego de realizar el previo ingreso, unos vallenatos de fondo musical en la sala atestada de gente ansiosa por avistar el fin del mundo, me percato que la película está doblada al español. Detesto las películas que no están en su idioma original. Me parece un insulto a los realizadores. Me excuso para ir al baño, todavía me estarán esperando a que salga del baño. Acto seguido procedo a buscar los carteles en las otras salas hasta encontrar el de “Inglorious Basterds” pero no lo había. Ninguna sala tenía los carteles! Así que me aproximo hacia un empleado quien se encuentra en la puerta. Me excuso y le digo que se me “ha perdido la sala”. Me imagino que pensaría lo peor. ¿A que clase de tonta se le “pierde la sala”?


La sala estaba vacía. Ingresé y ha sido la segunda vez en mi vida que proyectan una película con mi sola presencia. Quince minutos después llegarían de la nada cuatro personas a dañar mi sueño.

Desde el primer momento en que aparecen los créditos iniciales te das cuenta de que estás por ingresar al mundo Tarantino, sus diseños novedosos aparecen ante nuestros ojos como su “trademark” o marca registrada, sumándole el estilo musical propio de los spaghetti western, a saber: “El spaghetti western es un particular subgénero del western que estuvo de moda en las décadas de los años 60 y 70,se caracteriza por una estética sucia a la vez que estilizada y por unos personajes aparentemente carentes de moral, rudos y duros, haciéndose servir de los clichés clásicos del western estadounidense y de sus mitos para crear un estilo propio”.

A principios tenía mi reticencia por Brad Pitt, creo que para algunos actores probar que se benefician de un talento es más difícil que otros. Más cuando la belleza los persigue. Probar, que además de poseer la gracia física y el talento en unión, es más complicado que probar solo el talento. Y el Brad Pitt que vi se asemeja a ese que me gustó tanto en 12 monos. O más bien, su teniente Aldo Raine me dejó perpleja. Aunque por momentos, Christoph Waltz lo dejó sin competencia alguna. Eso solo lo hace la escuela de Lee Strasberg. Si analizamos el resto de actuaciones, no entraré en detalles especiales, aunque el grupo de los bastardos no pudo haber tenido un mejor casting. La única a quien pude observar fuera de lugar fue a Diane Kruger, a quien en una escena se le olvidaba que tenía una bala incrustada en la pierna y por momentos hablaba como si nada. Totalmente absurdo.



El cast del führer no le otorgo ninguna importancia, ya que siendo un film de humor negro, aparece más que como un personaje, como un simple objeto al que hay que aniquilar y nada más.
Aunque algunos críticos tienden a afirmar que el film está lleno de diálogos largos y tediosos, a mi parecer, son justos y necesarios para contar la historia. Van creando una atmosfera de tensión que como sabemos, terminará en acciones físicas de violencia explícita. Asimismo, si tenemos en cuenta que el personaje más degradante (Coronel de la SS. Hans Landa) se confirma como políglota (Francés, Inglés, Alemán e Italiano), su forma de intimidar al enemigo es principalmente a través de su capacidad de transmitir horror a través de la palabra. Y todos sabemos que las palabras exactas muy a menudo suelen ser más hirientes que mil balas.


No pude más que adorar a la nueva heroína de la venganza de Tarantino, a Shosanna, su personaje se asemeja a La Novia de Kill Bill, una mujer aparentemente frágil a quien por azar de la vida, buscar cobrar la muerte de su familia. Y aquella escena donde se encuentra con el asesino, es más que perfecta. La inclusión de la música incidental en ese momento me otorgó el más delicioso de los éxtasis. No puedo más que aplaudir el conjunto de la banda sonora, que en ningún momento se desvía, al contrario, termina siendo un elemento contundente para el relato de la historia.

Pude apreciar una dirección de arte estrictamente cuidada. A pesar de que las locaciones utilizadas para el relato son pocas, aparecen precisas. El manejo de cámara brilla por la exquisita fluidez entre los grandes planos abiertos de cámara y los planos muy cerrados, (siendo éste último otro trademark de Tarantino).


No soy una admiradora de la violencia. Mucho menos de escenas donde la sangre se afirma como la principal atracción. Pero Tarantino no me dio muestra esta vez de que esa sangre era Ad libitum, es decir, solo para alimentar el deseo de sangre per se. Cada personaje demuestra que está relacionado a ella (la sangre), y que es imposible escaparse de ella.

Finalmente, no pude evitar odiar en mi la satisfacción que encontré de que exista en este relato esa ucronía “subgénero de ciencia ficción que podría denominarse como novela histórica alternativa”, de tener la posibilidad de “redimir” aunque sea a manera de fantasía, a una parte de la humanidad en ese absurdo episodio de la historia, en la que Tarantino pudiera aniquilar a los Nazis a su antojo. En aquella época donde a un hombre decidió que provenía de una raza superior y que éste sería motivo suficiente para acabar con sus congéneres. Y decidió pintar con sangre porque la Academia de artes de Viena le negó la admisión. Ahora solo me alegra de que a Tarantino se le brinde la posibilidad de hacer catarsis de su violencia a través de la cámara. Y que lo único que acceda a pintar con sangre sean imágenes de Bastardos sin gloria alguna.

7 comentarios:

Jorge - cinenovedades dijo...

Impecable reseña, realmente! Todavía no he visto la cinta, aunque Tarantino siempre es garantía de buen cine, y particularmente el género bélico me atrae poderosamente, sobre todo si se narran historias de la Segunda Guerra Mundial. La verdad que te felicito por el blog, acabo de dar con el, y realmente se nota que le pones mucho esfuerzo. Ya estoy haciéndote un link desde el mío para visitarte con frecuencia.
Cordiales saludos, Jorge de Cinenovedades.

Carolina Pardo Delgado dijo...

Jorge, muchas gracias. Es un honor para mi saber que te ha gustado el blog. Y pues le coloco mucho corazón y alma, pues es mi pasión. Espero que no te pierdas la oportunidad de ver a Tarantino en pantalla grande. Y gracias por subscribirte, espero que disfrutes este viaje tanto como yo... Abrazos para ti!!!

Jose Barriga dijo...

Excelente reseña para un magnifico Blog. Muchas felicidades, te agrege a mi lista de amigos para asi poder interactuar mas. Un saludo desde Venezuela. Feliz resto de semana.

Carolina Pardo Delgado dijo...

Gracias Jose por leerme y seguirme. Me alegra de sobremanera que te haya gustado. Espero verte pronto por acá entonces... Abrazos!!!

Antara Adachi dijo...

Hola, te he dejado un premio en mi blog, saludos. http://bit.ly/8noODX

Major Reisman dijo...

Buenas

Devolviendo la visita. Buena reseña aunque no comparto tu opinión (sobre gustos...). A mí me parece una película bastante floja (aunque aún no he hecho su reseña), confirmándome que Tarantino es un bluff que no ha hecho nada decente desde "Pulp Fiction".

Felicitaciones por el blog al que me he adherido

Un saludo

Pabela dijo...

Todavía la tengo que ver!, he leído apreciaciones varias asique tendré que verla prontito!.
Por cierto te dejé un regalito en mi blog, pasate a ver si te gusta! Abrazos.

Publicar un comentario en la entrada

Subscribe