OBSESIONES

Reseñas de cine con carácter crítico.

3/04/2010

LA SOLEDAD QUE NO TUVO LECTURA

Publicado por Carolina Pardo Delgado |









¿Cómo se hacen los éxitos en el cine? Es cuestión de reunir un par de excelentes actores, un guión que sea un knock out y un director que sepa encauzar estos elementos y los “guie” al éxito… ¿No me cree todavía?

Pues está en lo cierto. No me crea ni poquito. Si esto fuera así de sencillo, no existirían los filmes de baja, de promedio calidad o de ínfima, incluso. Creo que como en todo arte la explicación es muy simple: MAGIA. Porque si fuera tan sencillo como reunir ingredientes y mezclarlos, yo sería la mejor chef del mundo sin hacer ningún esfuerzo.



Existe algo en Kate Winslet que siempre mueve, es como ver la mejor amiga o la hermana en la pantalla grande. Existe algo temiblemente constante y sempiterno en su forma de actuar que nos acerca simplemente a ella, sin notarlo. No coexiste esa cortina de hierro entre “súper estrella” y espectador a la que siempre tememos. Creo que fue lo mismo que me hizo ver Titanic más de 13 veces, o Eterno resplandor de una mente sin recuerdos más de diez.

Presumo además, que es la única actriz capaz de que sintamos una profunda compasión por una mujer que trabajó como guardia de la SS, según la wikipedia: “Las Waffen-SS eran el cuerpo de combate de élite de las Schutzstaffel (más conocidas como las SS, o escuadras de protección). Dirigidas por el Reichsführer-SS Heinrich Himmler, las Waffen-SS participaron en la Segunda Guerra Mundial. Comenzaron como unidad de protección y choque de la dirección del Partido Nazi, hasta convertirse en una fuerza de combate de 950.000 soldados aproximadamente…”.


Si le agregamos además a esta historia a Ralph Fiennes, quien con su sola presencia nos puede remitir al más temido capitán de las SS (en la Lista de Shindler, dato curioso), o, como más nos simpatiza, como la encarnación del perfecto amante: con una extrema sensiblería, absurdamente incondicional, visiblemente perturbado y taciturno. Así como lo percibí por vez primera en el Paciente Inglés (1996).

Fue así como Stephen Daldry, quien ya había dirigido a Nicole Kidman hacia su primer y único Oscar por Las Horas(2002), pudo guiar a dos grandes actores a roles que parecieran que hubieran anhelado ser escogidos por el azar o un juego, muy favorable del destino.
Para aproximarse al lector entendamos su sinopsis: “Cuando cae enfermo en su camino a casa desde el colegio, Michael Berg (David Kross) un joven de 15 años, es rescatado por Hanna (Kate Winslet), una mujer que le dobla la edad. Ambos comienzan un inesperado y apasionado idilio hasta que Hanna desaparece inesperadamente.

Ocho años después, Michael, convertido en un joven estudiante de derecho vuelve a encontrarse con su antigua amante mientras está como observador en un tribunal donde se está juzgando a colaboradores de la Alemania Nazi. Hanna está acusada de un horrible crimen y rechaza defenderse a sí misma. Michael, gradualmente, se va dando cuenta de que el amor de su juventud guarda un secreto que considera aún más vergonzoso que el asesinato.”


Hanna, se convierte así, en una excusa para ver el lado humano de la historia nazi. Y lo más bizarro es que llego a simpatizar profundamente con su personaje, a pesar de lo que defiende. A pesar de que haya sido culpable de los asesinatos ocurridos en los campos de concentración de Auschwitz. Pienso que ésta aseveración mía me convierte en parte “metafísicamente” culpable como enunciaría el existencialista Karl Jaspers, ya que todos somos solidariamente responsables por cada injusticia en el mundo. Puede encontrar esta definición en el ensayo “El Caso de la culpabilidad alemana”, libro que es mencionado por el profesor de leyes del joven Berg en el film.

Muchos filmes y representaciones teatrales se han hecho con la mirada hacia aquel momento de la historia. El Holocausto. Porque al fin y al cabo para terminar entendiendo un hecho tan absurdo es importante revisarlo desde varios puntos de vista: La Lista de Shindler, La vida es Bella, Bastardos sin Gloria, La Caída, El Pianista, y la lista es interminable. Cada uno de ellos con una visión determinante y puntual, aunque ninguno termina por explicar la temible conducta de la supuesta “raza superior”. Muchos críticos afirman que esta no es una historia de la guerra, que simplemente es una historia de amor con un trasfondo nazista. Pero es que no es lo mismo enamorarse de una mujer x en el mundo a enamorarse de una mujer que perteneció a la guardia nazista.
A pesar de mis fuertes convicciones morales acerca del bien y del mal, si Hanna existiera o hubiese existido, rezaría por ella. Porque finalmente termina siendo una temible victima de sus decisiones. Porque huir constantemente del amor nos suele jugar una mala pasada y tenemos que convivir con un temible holocausto en el alma. Y para ello no habrá libros que acallen esa voz acuciosa interna de dolor. Si tenemos algo de suerte encontraremos un lector para que nos ayude a divagar en otros lugares mientras se cumple una larga condena en nombre del amor que dejamos atrás. Alguien como usted o como yo. Un lector a fin de cuentas.




9 comentarios:

Crowley dijo...

Una película maravillosa y triste que ha merecido mayor reconocimento. Es una de las mejores del año pasado y una brillante disección de la sociedad.
Un saludo y felicidades por el cambio de look

jimeneydas dijo...

Me encantó tu reseña de "El lector", una de las cintas más emotivas que he visto en los últimos años.

Carolina Pardo Delgado dijo...

Crowley, muchas gracias eres muy amable. Si, se encuentra todavia bajo construcción el blog, ya veremos.

Jimeneydas,gracias igualmente.

Un abrazo para ambos.
Gracias por pasar a comentar, ya saben mi blog es su casa! Abrazos!!!

Lara Tuyaret dijo...

Guauuu, que crítica! Nunca leí una crítica tan personal y humana como esta. Nada de tecnicismos, solo sentimientos. Y la verdad que con eso basto para convencerme, tengo ganas de ver esta peli!!
Gracias por este tipo de criticas, saludos

Alejandro A dijo...

una de las mejores críticas que he leído de una de las películas más impactantes de los últimos años, tienes toda la razón al hablar de Kate porque ella logra que conectes con su personaje de tal manera que uno pueda sentir compasión por alguien que cometió tales crímenes aunque también es porque el personaje está tan bien escrito, en el libro puedes sentir incluso más compasión por Hanna, una crítica muy íntima, felicidades

Angel "Verbal" Kint dijo...

A mi me parece una buena película especialmente en su primera parte...luego creo que baja un poco...aún así fue todo hallazgo

´´Saray´´ dijo...

Me ha parecido estupenda tu crítica, en especial me ha llegado esa frase de convivir con un temible holocausto en el alma. Yo aún no la he podido ver :s espero que pronto.

Carolina Pardo Delgado dijo...

Lara,muy emocionada por ese "guau". Creo que cuando hay esos films que me mueven las fibras internas y me llegan de manera tan profunda, para mi es más fácil relacionarme de un modo más metáforico que hablar de los tecnicismos, como bien lo describes.

Alejo, muchas gracias por tus palabras. Me encantaría leer el libro. Me imagino que será incluso, mucho mejor que su adaptación cinematográfica. Ya lo buscaré...

Angel,tal vez decaiga un poco en la intensidad dramática más allá de su desenlace, aún así es toda una joya.

Saray, muchas gracias. Sip, esa frase tiene algo de poético.jejeje... Espero que la veas muy pronto, me quedo a la espera de tu comentario.

Un abrazo para todos.
Gracias por pasar a comentar, ya saben mi blog es su casa! Abrazos!!!

Lázaro dijo...

la tengo pendiente de ver...he leido cosas muy buenas sobre ella,mirare mi agenda de pelis y le hare un hueco...
una buena crítica Carolina..
un saludo

Publicar un comentario

Subscribe