OBSESIONES

Reseñas de cine con carácter crítico.

7/27/2011

LA FLOR DEL DESIERTO

Publicado por Carolina Pardo Delgado |



Creerse un cuento de hadas es difícil cuando la historia no proviene de la realidad misma. Tenía que verlo para aceptar que era cierto. Y precisamente esta cenicienta existe, es la anterior top model y actual escritora, Waris Dirie, una activista de los derechos para prohibir la circuncisión femenina en algunos países de Africa, Medio Oriente y otros lugares.

Hablar de ablación genital femenina en el nuevo continente parece absurdo (y gracias a Dios que lo es), por ello, me fui en la búsqueda de una historia que abandera como mejor carta la realidad. Y pensé que sufriría tanto o más, aunque al final me llevé una sorpresa al verificar que es bastante digerible para el espectador común, a pesar de una que otra escena en la que dichas mutilaciones hacen su presencia.

Cuestionamientos se me vienen a la cabeza mientras la veo. ¿Qué tan factible es que dicha cultura pueda entender que éste proceso en el que millones de niñas mueren diariamente debe ser detenido o, por lo menos, minimizado en su más bajo porcentaje?

Fallas como la actuación mediana de la protagonista, Liya Kebede, -quien es una modelo-, uno que otro ritmo calmado en la narración y una composición musical bastante anacrónica para los tiempos actuales, que nos distrae un poco de la narración, además de varios flashbacks y flashforwards que casi nos pierden, son compensados por varios soportes secundarios en la actuación que brillan por su sentido de la verdad, no sin mencionar, una historia que por su contenido ágil y su narración directa se preguntan por qué “La flor del desierto” no pudo haber alcanzado a las salas nacionales.

Una dirección de actores bastante precisa de Sherry Horman, su director, junto a algunos movimientos de cámara un tanto tímidos, me hacen recomendar esta cruel historia, que más cuenta la belleza que la triste realidad de los años que esta mujer tuvo que enfrentar para poder acceder a su vida como supermodelo.

Un largo viaje entre escapar de ser vendida como cuarta esposa a la edad de catorce años, después de ser mutilada a la edad de tres, es una pequeña muestra del valor de Waris quien tuvo que cruzar un desierto para poder llegar mas tarde al éxito. Esas piedras en el desierto no son más que las dificultades que tenemos que afrontar día a día. Como me dice alguien muy cercano, algunos tienen una cruz más pequeña con la que cargan en la vida, otros la llevan más grande. Waris, cargó su cruz durante años y ahora es la vocera en contra de la mutilación femenina. Para algunos espantar los demonios cuesta un poco más de lo necesario, esperemos que haya más flores en la mitad del desierto y que cada uno de nosotros pueda encontrarla finalmente.

Escena para no perderse:
Absolutamente todas.

Mi recomendación: Es una historia bastante promedio para la calidad de la historia real, aún así vale la pena verla.

4 comentarios:

Fundación Cinemateca del Caribe dijo...

Muchas gracias por esta reseña, Carolina. :)

socute dijo...

Submit your website now and Increase your website traffic and Also Get Free Traffic stats in details
http://webstats.apnipie.com/

David C. dijo...

provoca ver la película.

Carolina Pardo Delgado dijo...

Cinemateca, de nada... ;-D

David, ve a verla entonces y me cuentas... ;-D

Publicar un comentario en la entrada

Subscribe