OBSESIONES

Reseñas de cine con carácter crítico.

3/05/2013

SIDE EFFECTS (EFECTOS SECUNDARIOS)

Publicado por Carolina Pardo Delgado |




Después de haber visto este filme, lo primero que se me vino a la cabeza es que es una gran pena que Steven Soderbergh –su director- haya tomado la reciente decisión de retirarse de su oficio, esperemos que sea por poco tiempo.

Efectos secundarios se resume como precisamente señala su título, como aquellas consecuencias o repercusiones que dejan los tratamientos de determinado uso frecuente o no, de pastillas. En este filme se reduce a los tratamientos de tipo mental, por ello escuchamos de manera reiterativa en los diálogos a nombres como Effexor,  Prozac, Mirtazapina, Trazodona y Zyprexa, entre muchos otros antipsicóticos, antidepresivos y distintos elevadores del ánimo.  Y de la misma forma, se exponen planteamientos serios acerca de la ética de las compañías farmacéuticas en cuanto a qué tan pertinente y conveniente resulta experimentar con productos nuevos en sus pacientes.


Por ello, cuando reclutan al Doctor Jonathan Banks representado de manera cautivadora y con un prodigioso sentido de la verdad por el actor inglés Jude Law, no percibimos a simple vista las catastróficas implicaciones que la tarea que le ha sido encomendada le dejará para su vida futura como psiquiatra y como esposo y padre. Entra a jugar una espada de doble filo entre los diagnósticos profesionales y la necesidad económica del Doctor, razón por la cual debe prescribir drogas puntuales para las personas que sufren este tipo de enfermedades. Ahora, la parte más interesante de la historia no la podría discutir en este escrito ya que arruinaría gran parte del desenlace de la narración. Pero es necesario señalar que no se hacen denuncias directas contra ninguna de las compañías reales de drogas existentes, por lo cual creo que este tema de las derivaciones del uso de dichos estimulantes del cerebro queda como una denuncia inconclusa que debió haber sido fortalecida hasta el final.


El pulso directorial de Soderbergh es sorprendente y nos llega a cautivar una vez más, incluso, después de su fracaso con la película Haywire. No obstante, le perdonamos este pequeño traspiés en su carrera, ya que tiene una extensa trayectoria en manejar grandes repartos corales, como lo hiciera hace varios años con la saga de Ocean’s Eleven, al igual que en la película Contagion, que maneja una línea central narrativa muy parecida a la actual. Toma historias que fácilmente con una mala dirección podrían ser llevadas a un bodrio completo y las deja convertidas en una versión fresca, ingeniosa y excitante.



Pero no siempre los resultados son como se espera, con Magic Mike no tuvo gran acogida, pero abrió un gran campo para los desnudos masculinos, que no es tan común en Hollywood, y ayudó a subir de estatus a Channing Tatum y lo puso a actuar en serio. No es por ello de extrañar, que lo haya escogido para representar al esposo de Mara, en este filme.  Y a pesar, de que haya tenido una proyección muy limitada, - en las salas de Latinoamérica, no arribó, pasó directamente a la red-. Aun así, a los críticos en general les gustó.


Una de las secuelas más relevantes de las medicinas en el libreto, es la parasomnia que experimenta el personaje de Rooney Mara, que después de sorprendernos con su personaje de Lisbeth Salander en La Chica del Dragón Tatuado, nos muestra aquí una mujer más escurridiza, y mucho más frágil, pero más sensible, aunque igual de desconectada con el mundo exterior. Mara es perfecta para este rol, hace una personificación espléndida, muy sutil, y fiel a la realidad de los síntomas de la depresión, entre la pérdida absoluta de voluntad, la ansiedad desmedida e inclusive las ideas suicidas.
En menor escala tenemos a Catherine Zeta Jones quien encarna a una psiquiatra que atendió al personaje de Mara algunos años antes del actual, representado por Jude Law. Jones es correcta, y parece haberse divertido mucho en este rol de mujer fuerte y de dudosa reputación.


Podemos entrever en una escena en la primera parte del filme  a lo que parecieran ser doctores inescrupulosos, junto a una mujer que trabaja, tal vez, en el departamento comercial de la industria farmacéutica en un almuerzo en un restaurante. Y es esta reunión la que en mi opinión establece gran parte del peso, o del zumo del relato. Mientras diálogos rápidos sobre sus negocios van y vienen, una extensa variedad de nombres de medicamente salen a colación.



Y no podría extender esta reseña debido a que arruinaría el giro principal del argumento, en lo que podría adelantar simplemente es que en mi opinión desciende considerablemente hacia el final gran parte del poder del relato, ya que la línea central acerca de las sobredosis medicamentosas o malas prácticas en diagnósticos mentales no se ve tan palpable como al comienzo. Así que les recomiendo que la vean tan pronto como puedan, porque creo que de todas formas la denuncia hacia las praxis de las entidades farmacéuticas está ahí, al comienzo y en el nudo de la trama, aunque extravíe gran parte de su vehemencia hacia el desenlace.


Steven Sodebergh – el director- sacrifica gran parte de la denuncia central para hacer que el filme encaje perfectamente dentro del género de thriller, optando así por el entretenimiento, sobre las implicaciones morales que representan las malas prácticas con las prescripciones farmacológicas. Aun así mantiene el pulso todo el tiempo. Un excelente filme para ser visto varias veces y ser analizado desde perspectivas multidisciplinarias, ya que erige disímiles cuestionamientos acerca de la práctica. Se beneficia de las portentosas personificaciones de Jude Law y Rooney Mara como plato central y de postre, la Catherine Zeta Jones.

Bonus Extra: Ablixa, el medicamento –y el único de los mencionados en el filme que no existe realmente- que le es recetado al personaje de Mara tiene su website falso. Lo puedes ver en: http://tryablixa.com/

Escena para no perderse: Es un spoiler, así que no la puedo decir. Véala en su totalidad.

Mi Recomendación: No se pierda por nada del mundo el que podría ser tristemente el último filme de Soderbergh. (Y es muy bueno).

2 comentarios:

Carlos Andrés dijo...

A este paso, miedo me da crearme expectativas con una peli de Soderbergh. Espero verla pronto.
Besos.

Todocinemaniacos dijo...

Buena página de cine. Te dejo mi nuevo blog: http://todocinemaniacos.com.

Publicar un comentario en la entrada

Subscribe