OBSESIONES

Reseñas de cine con carácter crítico.

9/13/2011

MIDNIGHT IN PARIS

Publicado por Carolina Pardo Delgado |







No soy fanática de Woody Allen. Aunque siempre me llamó la atención su forma de actuar en la pantalla grande, en un sempiterno estado nervioso, casi neurótico, atropellándose las palabras, como si su cerebro se le adelantara a sus cuerdas vocales.

Por lo cual no me cabe duda de cuales fueron las razones por las que Owen Wilson fue seleccionado para el rol principal, tal parece un nuevo alter ego de melena rubia de Allen, con el mismo estado neurasténico en su hablar, tal como si se le estuviera apuntando con un arma en la sien.


Y vemos viajar al personaje de Wilson a través del tiempo, ya no a través de una capsula, ni un increíble artefacto, no, esta vez Allen nos introduce en la simplicidad de un automóvil vintage, para viajar hacia la época dorada de la década de los años 20 en la que encontrar personajes como Ernest Hemingway, Scott Fitzgerald, Pablo Picasso, Salvador Dali, Luis Buñuel, entre otros, es tan sencillo como doblar la esquina, o al sonar de una campana a las doce de la noche.

Gil Pender es el personaje interpretado por el reconocido comediante Owen Wilson, personaje que en esta historia obtiene el beneplácito de reencontrarse con sus ídolos del pasado cara a cara lo cual le presupone un estado compensatorio de felicidad fugaz para aliviar los pesares de la vida misma y, con cual mefistofélica droga, le es sino imposible, por lo menos, insufrible, retornar a su vida regular.

Para complementar el casting encontramos, por su supuesto a la inolvidable Marion Cotillard, - el nuevo ícono artístico de Paris en cuanto a actuación se refiere-, sumado a Michael Sheen – como olvidar al primer ministro en The Queen- y Adrien Brody – El Pianista-Un completo y altamente seleccionado reparto en lo que a talento se refiere es lo que Allen se traía entre manos, por lo cual relatarnos esta historia con la que con otros actores habría pasado de ser más que inverosímil, sarcástica e ingenuamente divertida a un bodrio total.

Michael Sheen brilla como el pedante intelectual quien no gasta oportunidad para realizar comentarios desde su egocéntrico altar, al tiempo que Pender se desespera por ser un hombre de ego mediano quien a pesar de su exitosa labor no se considera a sí mismo igual para enfrentar las eternas elucubraciones del personaje de Sheen.


Por ello, más que la historia misma, se debe señalar que es un guión completamente estructurado, con altas dosis de humor intelectualoide, y que, a pesar de su ucronía no parece rayar en lo absurdo para el espectador.

Hay que agradecerle a Allen, la simplicidad con la que maneja la transportación del personaje hacia otra época, además, por supuesto, de la dirección de actores, el cual es uno de sus fuertes.
Congregar a la denominada “Generación Perdida” en un filme es otro de los magnos logros de Allen que desde ya le ha augurado pasos agigantados hacia los próximos Oscares. Este término es acuñado por la mecenas norteamericana, Gertrude Stein, -Kathy Bates-, quien mantenía una relación estrecha con los nacientes artistas del momento y que a su vez, mantenía su casa como el centro de entrada y salida de escritores, pintores y escultores. Stein, es quien de manera ficcional valora el nuevo proyecto de libro de Gil, por lo cual éste brilla de la emoción, mientras su obra es revisada milimétricamente por este mítico personaje, Pender es objeto de insomnio e incredulidad.


Pasearnos entre la nostalgia de los años 20, los denominados “años locos” en la capital parisina y situarnos transitoriamente a finales del siglo XIX, es otro de los objetivos de Allen, mientras, vemos a Toulousse Latrec, que conversa ampliamente con la ficcional Adriana, -una aspirante a diseñadora de modas que reclama ser la nueva musa de Picasso-, quien también había sido interpretado años antes por Leguízamo en “Moulin Rouge”, por ser un cliente asiduo del mismo.
Y vemos la plena diversión de estos años, donde elementos como la tecnología y antibióticos no tenían cabida. Y asistimos a la comparación entre épocas de las que el mismo Allen ha sacado a relucir en sus entrevistas.
Ya varios filmes nos habían entregado una cuota de París como “Beso Francés”, “Dos días en París”, “Divorcio a la francesa”, o “Le fabuleux Destin d’Amelie Poulain”, (recomendadas todas), algunas que vienen a mi memoria prontamente y miles o millones más de las que no me acuerdo en el instante, no obstante, ninguna había dado un paso firme en el viaje en el tiempo entre la misma ciudad. Y éste es uno de los hallazgos más acérrimos en la historia, confluir dos épocas con un personaje que si bien no logra acoplarse del todo, por lo menos su personalidad paciente y jocosa lo convierte en invitado de honor para permanecer alrededor de estos míticos personajes.

Escena para no perderse: Todas.

Mi recomendación: No se pierda de esta exquisita pieza de arte. Corra ya hacia su cine cercano favorito!

7 comentarios:

Gabo dijo...

No soy un fan acerrimo de Woody Allen, pero debo admitir que esta pelicula me cautivó. Muchas referencias culturales, y además, siempre embellece todas las ciudades que toca con su cámara.

¡Has sido premiada en mi blog por tu gran trabajo y tu buena onda!

www.lamaquinarianocturna.blogspot.com

Que buen diseño de tu blog, no como el mio que es un desastre jaja!

Saludos!

Carlos Andrés dijo...

Woody Allen es de mis directores favoritos de siempre. Esperaba esta película con muchísimas ganas. Debo decir que al verla con las expectativas bastante altas, esta obra maestra las ha superado. Es totalmente intelegente, ingeniosa, hermosa, en fin... imposible no enamorarse de ella y claro, de París.
Muy buena resaña. Saludos.

David C. dijo...

Muy buena película.

Alexandra dijo...

Me gusta ver las creaciones de Allen y he tenido la suerte de ver varias. Hoy me apunto esta recomendación. Mil gracias por la reseña, la verdad es que Owen Wilson me genera cierto repele, pero ya que has puesto tan interesante la trama, creo que valdrá la pena darle ua segunda oportunidad al joven. Jejeje.

Salu2, tu blog está genial.

Carolina Pardo Delgado dijo...

Gabo, muchas gracias por el premio y el cumplido del diseño...

Carlos, para mi también ha superado las expectativas que tenía. Y estoy de acuerdo contigo, es imposible no enamorarse de esta ciudad.

David. Si que lo es.

Alexandra, de nada, pues el no es uno de mis favoritos, pero con ésta "la sacó del estadio", como se dice coloquialmente. Espero que le des la oportunidad al joven, entonces...

Gracias a todos por comentar, esta es su casa, pasen cuando quieran...

Alexandra dijo...

Carolina, he vuelto. Ayer me fuí a verla.
¡MIL GRACIAS por el tip! Me encantó y decidí quitarle el castigo a Wilson.

Salu2.

Teena in Toronto dijo...

I was going to watch this on a plane last week but their system was down.

Happy blogoversary :)

Publicar un comentario en la entrada

Subscribe