OBSESIONES

Reseñas de cine con carácter crítico.

2/21/2011

CARANCHO

Publicado por Carolina Pardo Delgado |


Tenía que ver a Ricardo Darín nuevamente. Ya iba muy pendiente del próximo movimiento que haría en su trayectoria fílmica. Ir trasladándose por los costados, dejando atrás la línea recta de un mismo personaje es la opción más acertada en una carrera prolífica en la actuación, ejemplos de ellos me sobran, ya los comentaré más adelante.


Darín personifica ahora un anti-héroe en contraste con su personaje anterior, en "El Secreto de sus ojos". Un “carancho” se define como un ave rapaz, -casi siempre solitaria- que habita en Surámerica y se alimenta de carroña (carne de animales muertos). Precisamente a eso le apunta el director, Pablo Trapero, con una asociación precisa de los abogados que se especializan en nutrirse día a día de la muerte.


En este filme que se centra en las indemnizaciones generadas por los accidentes de tránsito que ocurren en Argentina, si bien lo que más logra destacarse es la actuación de Darín, -la cual se va depurando cada vez más como el buen vino-, no se podría aseverar lo mismo de su co- protagonista, Martina Gusmán, quien le resta fuerza a la historia debido a un fingido exceso de naturalidad que a veces raya en la alexitimia visual.


Darín se encuentra en el punto clímax de relación con el público, en el que le creeríamos cualquier cosa, tal como un prodigioso actor de tablas podría hacerlo.


Un guión que trabaja con una línea argumental simple, trágica y cruda que logra airosamente mantenerse a flote a pesar de sus pocas falencias. Su composición técnica -secuencias extensas y planos cerrados- está enmarcada a través de una estética visual precisa que supera a la historia misma.


Su director, no se enfrasca simplemente en presentar la denuncia social, sino que además le añade fragmentos más intensos a este thriller psicológico que no se distrae en señalar una carencia de los valores éticos en una oficina ilegal de cobro de indemnizaciones por accidente y un sistema de salud con la misma fragilidad de un hueso roto.


Puede que ‘Carancho’ no posea la fuerza narrativa que esperamos, debido un tempo lento que por momentos puede que invite al desanimo, pero sin duda su final con cualidades visiblemente europeas –en cuanto a su discurso fílmico-, nos deja un exquisito sinsabor en la boca, mientras le otorgamos a este filme con cara de documental la idea que el cine suramericano se encuentra en uno de sus mejores momentos.


Escena para no perderse: Su estremecedor final.


Mi recomendación: No deje que su pausado ritmo le distraiga de no seguir viéndola.

1 comentarios:

daniel dijo...

Lo unico que he visto de Argentina del año anterior fue El hombre de al lado (por cierto, buena). Y esta la he querdio ver pero no he podido hacerlo... Ya llegara la hora ;-)

Un saludo.

Publicar un comentario en la entrada

Subscribe