OBSESIONES

Reseñas de cine con carácter crítico.

4/25/2010

CELDA 211

Publicado por Carolina Pardo Delgado |



¿Cómo puedo amar al “malo” de la película? ¿Es posible que ya no posea sentimientos humanos normales que me indiquen que debo, por valores morales, adorar al “bueno” y odiar al “malo”?

Aprendí a amar,-lo manifiesto en el sentido histriónico- a Luis Tosar desde que le vi en el film “Te doy mis ojos” (2003) de la directora española Iciar Bollaín. Su encarnación de un personaje que maltrata a su esposa físicamente debido a sus inseguridades como hombre machista, llamó mi atención. Manifestar lo más terrible de la condición humana a través de la interpretación, solo se consigue a través de una catarsis profunda y un talento del cual muy pocos poseen acceso.

Repitiendo o incluso, perfeccionando a través de una fuerza escénica compleja y sentido de la verdad profunda, Luis Tosar nos logra introducir en un recinto en el que se coloca a prueba la necesidad de sobrevivir a toda costa, donde las tensiones se agudizan y la vida se torna en un continuar absurdo.


Reencontrarse con el género señalado como “drama o thriller carcelario” puede que no se convierta en un atractivo para el espectador común que desee permanecer en un rato de ocio y simple diversión. Si nos remitimos a este género se debe conocer con su debida antelación que los espacios cerrados, claustrofóbicos como en esta instancia, la cárcel, generan como primera medida una lucha por la supervivencia humana. Dichos relatos generarán grandes dosis de violencia física, verbal, además de desasosiego y demás frustraciones.


Sinopsis extractada de mi amiga la Higuera.net: “El día en que comienza a trabajar en su nuevo destino como funcionario de prisiones, Juan (Alberto Ammann) se ve atrapado en un motín carcelario. Haciéndose pasar por un preso más, luchará para salvar su vida e intentar dar fin a la revuelta, liderada por el temido “Malamadre” (Luis Tosar). El joven tendrá que jugársela a base de astucia, mentiras y riesgo, sin saber todavía qué paradójica encerrona le ha preparado el destino”.


Una construcción excelsa a partir de una imponente, memorable e hipnotizante interpretación central de Luis Tosar, un guión que sabe manejar las tensiones y doblega los puntos de giro a su antojo junto a una dirección técnica más purificada de lo que nos tiene acostumbrados el cine español. Un filme que defiende a capa y espada todos sus goyas recibidos y que además se cuestiona con firmeza por que no lo propusieron para los oscares…

2 comentarios:

Jose Barriga dijo...

Acabo de verla, me reservo parte de mi opinión porque pronto publicare la reseña, pero en definitiva CELDA 211 paso por mi sin pena ni gloria, sobrevaloradisima.

PD. Te invito a leer la reseña de la película que me tiene emocionado estos días.

PEPE CAHIERS dijo...

No se si sobrevaloradísima sería el termino correcto. Pienso que lo que sucede es que cuando una película se sobredimensiona de tal manera, al final termina defraudandote y, sin duda, el paso del tiempo será el mejor juez. Estoy de acuerdo en que debió ser presentada a los Oscar, al fin y al cabo el género carcelario ha sido una buena tradición del cine norteamericano. Te invito a mi blog que, aunque hay algo relacionado con el cine gore, también hay lugar para el cine clasico y otras cosas como buen cajón de sastre.

Publicar un comentario

Subscribe