OBSESIONES

Reseñas de cine con carácter crítico.

1/03/2013

LINCOLN

Publicado por Carolina Pardo Delgado |






































Una de las películas probables ganadoras a los Oscares y que ha conquistado el terreno en la crítica, es la adaptación de la vida del expresidente republicano Abraham Lincoln, a quien se le reconoce en la historia por ser un gran orador, pero principalmente por haber propuesto  la décimo tercera enmienda a la constitución de los Estados Unidos. Para aquellos quienes no estén familiarizados con el término,  Se denomina enmienda, en Derecho, “a una propuesta de modificación de algún documento oficial, especialmente en los articulados y textos de leyes y proyectos de ley. Asimismo, también se denominan enmiendas a ciertas reformas constitucionales, como por ejemplo las enmiendas a la Constitución de los Estados Unidos o a ciertas modificaciones de tratados internacionales, similar al Plebiscito.  La décimo tercera enmienda tenía como objetivo la abolición de la esclavitud en los Estados Unidos de manera permanente, y no solamente durante la guerra civil.


En ese momento, existía una guerra entre el país llamado “Los Estados Confederados de América, también llamados “La Confederación y Estados Confederados, formado por los once estados meridionales de los Estados Unidos de América entre 1861 y 1865, que se habían separado y se manejaban de forma independiente de los Estados Unidos.

Ahora, dado que esta es la adaptación de un libro de manera biográfica de un personaje histórico con una amplia bibliografía, el guión se siente denso y tan abundante en información que por momentos agobian los diálogos extensos. No obstante, en muchos de ellos, se deja ver la personalidad del presidente, y lo vemos en su plano político, pero también lo vamos como padre y como amigo. El guión fue escrito por Tony Kushner, y está basado en parte en el libro: “Team of Rivals: The Political Genius of Lincoln”  de Doris Kearns Goodwin.

Este filme tiene varios puntos a su haber: es un biopic, algo que le gusta mucho a la Academia, además que se trata de la abolición de la esclavitud, justo cuando hace pocos meses se dio la reelección del presidente Obama, por lo que veo que este detalle podría impulsarlo aún más. Y tiene como fichas principales al director Steven Spielberg y al actor dos veces oscarizado, por Mi Pie Izquierdo  y There will be blood: Daniel Day Lewis. Apoyado sabiamente por Tommy Lee Jones Y Sally Field.



Lewis hace un rol perfecto, sin fallas, de un presidente inteligente, bien leído, autodidacta, con gran capacidad interpersonal y de oratoria. Luce encorvado, tiene manerismos propios de la época, lo que lo hace aún más creíble. Además de proyectar una voz suave, carrasposa, sin extraviar la autoridad, muy parecida al de Marlon Brandon interpretando al Don de El padrino. Representa una versión abrumadoramente intimista, con sentido del humor, paternalista, y nos demuestra al ser humano bajo la investidura de la presidencia. Varias nominaciones y premios de gremios de la crítica le auguran un puesto adelante en los premios Oscar del 2013 tanto a él como a actor, como al filme en su totalidad, que se enfoca en los últimos cuatro meses de vida de Lincoln para llevar a cabo una mirada soslayada, pero no superficial de este genio político, renombrado como el gran emancipador de la esclavitud, entre muchos otros  logros.

Lo que más asombra en su interpretación es la fiereza de sus líneas, la asombrosa inmersión en su personaje, la unión entre la vulnerabilidad física y la agudeza mental, su gran equilibrio emocional.


La producción es austera y corta en número de locaciones, pero al mismo tiempo es brillante. Ha sido nominada por el gremio de Directores de arte de Hollywood como una de las mejores producciones del año en ese apartado. Y es muy probable que arrase con varios Oscares, un fuerte competidor a mejor película ese año.

Escena para no perderse: la aprobación de la décima tercera enmienda. Todas donde aparezca Daniel Day Lewis.


Mi recomendación: Por ser un biopic histórico, y debido a sus extensos diálogos, puede que se le encuentre aburrida. Tenga en cuenta que va a ver una instrucción didacta acerca de un personaje político.


1 comentarios:

manipulador de alimentos dijo...

Un gran personaje, en su faceta política y personal, pero demasiado charleta, en esta versión, un vara, sermoneador, y a ratos incluso un tanto lunático. Y todo en esa manera tan Spielberg, de resaltar emociones de forma descarada a través de la música, de abrazos del 'todosjuntosporfin', tan impositivo en sus sentimientos... Pero un personaje como Lincoln no puede producir una mala película y de estas tampoco Spielberg sabe hacerlas. Un saludo!

Publicar un comentario en la entrada

Subscribe