OBSESIONES

Reseñas de cine con carácter crítico.






Para nosotros, los admiradores incansables de Tarantino, nos genera una gran satisfacción ver Django Unchained porque al pasar de los años, Quentin se ha convertido en una marca singular, excéntrica y a momentos pintoresca en la industria cinematográfica que lo distingue al resto de cineastas.

Django Unchained es un spaghetti western sangriento modernizado de cara al año 2012, pero el gore aquí está al servicio del guión y no en detrimento de éste. Con un libreto bastante fortalecido, claro merecedor al Globo de Oro obtenido, encuentra su mayor fortaleza en la brillante estética de su fotografía  y en un complejo actoral altamente seleccionado que hace que las casi tres horas de su metraje pasen casi que a la velocidad de la luz.

 Y por supuesto, la inclusión de un rap como 100 Black Coffins representa una variación jocosa del género, pero éste es un hecho del cual, únicamente alguien como Tarantino puede salir bien librado. Desde el principio en la introducción de los créditos rojizos y la inclusión del logo de Columbia Pictures muy al estilo de los inicios de los años 70, -cuando Columbia era representada con una figura más curvilínea con la forma de una botella de Coca-Cola- presenciamos su marca registrada.

 Sus innumerables detalles hacen que sea necesario más de un visionado, como por ejemplo , cuando el personaje de Christoph Waltz se sirve la cerveza y enfocan en un  primer plano que genera una momentánea desviación de la atención hacia esto, que bien otro director los dejaría pasar pero que Tarantino los sabe utilizar para absorber mayor observación del espectador, su esmero por los alimentos ya se había visto en  el postre de "Bastardos sin gloria", precisamente una escena entre Waltz y Shoshana,  la forma de servir en la mesa de las mujeres al compás con la canción Ancora Qui de fondo, cuando uno de los hermanos Brittle cae sobre un cultivo de algodón y su sangre pinta una parte del cultivo. Los exquisitos cameos de Franco Nero y Jonah Hill, entre otros, representan las delicias para los géneros del Western clásico y de la comedia respectivamente. Tarantino sabe como nadie convertir un espectáculo sangriento en un festín visual estimulante e irónicamente lleno de una gran jolgorio para el espectador.

 La exquisita inversión de los roles de bondad/maldad representados usualmente por sus actores Leonardo DiCaprio y Christoph Waltz hacen las delicias en esta historia con una línea central acerca de la esclavitud, la venganza y la redención. Jamie Foxx, quien había tenido un gran reconocimiento por el filme Ray, se apropia de su rol y ejerce una excelente entremezcla entre el drama y el humor, lo que confirma una vez más, la excelente dirección de actores de Tarantino.

La esclavitud es una de las líneas centrales más llamativas del guión, de hecho, representa la columna vertebral de la historia. Y es por ello que llama la atención que la palabra Nigger –negro en español, es una jerga ofensiva en los Estados Unidos-, sea repetitiva durante todo el metraje, lo que le otorga una preocupación mayor al guión sobre las diferencias raciales. La frenología, como ciencia que supuestamente verifica la sumisión de ciertas razas bajo otras, durante el monologo de Di Caprio, es terriblemente detestable, pero sirve al propósito en el cual está dirigida la escena: crear provocación e intimidación hacia sus nuevos comensales.

Sin duda alguna, esta es una pieza de arte que hay que ver más de una vez, a pesar de su extenso metraje, porque con los miles de detales que tiene para ser explorada, es un filme que debe ser visto desde múltiples ángulos.


Escena para no perderse: Todas. En especial la de las bolsas en la cabeza y los hombres de Big Daddy a caballo.

Mi recomendación: No se pierda de esta obra de Tarantino en pantalla grande!!!


1 comentarios:

Anónimo dijo...

Me encantó Django Unchained esa escena del KKK es de las mejores, rei horas, es lo mejor de Tarantino mezcla comedia, drama, acción en un solo filme y lo hace de forma fantástica.

Publicar un comentario en la entrada

Subscribe