OBSESIONES

Reseñas de cine con carácter crítico.





A pesar de no llegar a la altura de sus predecesores, tal como la conocida trilogía de El Señor de los Anillos, Peter Jackson, -su director- se embarca de nuevo en esta aventura de plasmar la literatura fantástica a través de 48 cuadros por segundo en tercera dimensión, duplicando así, el estándar de 24 cuadros. 

La nitidez de imagen creada a partir de este nuevo formato, que ya está ganando adeptos, entre ellos, James Cameron, asemeja a los juegos de video, razón por la cual muchos cinéfilos encontrarán un gran despliegue visual en esta evolución tecnológica que busca eliminar, entre otros aspectos, los flashes creados a partir de la luz estroboscópica y la distorsión de movimiento. 

Renace así mismo, la actuación a través de captura de movimiento que se inició 11 años atrás con el personaje de siniestro aspecto y doble personalidad, Gollum, interpretado por el actor y esta vez, asistente de dirección, Andy Serkis, en una escena algo extendida, pero necesaria para el relato de la historia. 


Con un metraje de casi tres horas, la transpolación de la novela del padre de la literatura moderna de alta fantasía, J. R.R. Tolkien, puede resultar algo tediosa para aquellos detractores de la literatura fantástica, y de manera simultánea, puede significar un gran festín visual para los amantes de la misma, debido a la pormenorizada y detallada atención dirigida hacia la ambientación y el vestuario.




  Por otro lado, puede que algunos manerismos en el actor principal, Martin Freeman, se perciban como algo infantiles y fácilmente captados por el público adulto, lo que podría dar una sensación y un ligero halo de actuación forzada, y asimismo, el desempeño de la compañía de enanos resulte poco creíble llegando a rozar la pantomima, pero se debe señalar que esta es una obra concebida desde sus inicios para el público infantil, razón por la cual, se perdonan estos detalles. 

Como siempre, impresiona la fe y sentido de la verdad del veterano actor Sir Ian McKellen, en interpretación del mago Gandalf el gris. Con elevados tintes de humor y un excelente complejo actoral con esta historia se nos reafirma la posibilidad de seguir creyendo en nuestro niño interior.


Tengo que usar dos tipos de gafas para poder observar el HFR y vale la pena. Eso, y no quise salir del cine con la esperanza de quedarme en el fantástico mundo de Peter Jackson.  Y puede que este filme sea más atractivo para aquellos lectores acostumbrados a la fantasía de la tierra media y a la literatura fantástica  de autores renombrados como George Martin y su septalogía de Canción de Hielo y Fuego. Pero como todos sabemos, con el autor J.R.R. Tolkien se identifica el resurgimiento de este tipo de literatura, por lo cual se le relaciona como el padre de la literatura moderna de alta fantasía.

Uno de los factores que impresiona es la deslumbrante nitidez de la nueva tecnología de 48 cuadros por segundo, como sabemos es usual en el cine, la utilización de 24 cuadros por segundo, esto según he leído, se hace con el objetivo de captar la imagen tal cual como la ve el ojo humano. Según datos de producción y varios videoblogs que se encuentran en la red desde el inicio del rodaje, se puede verificar la inmensa producción y responsabilidad que tanto la película como este nuevo formato requiere, así que viendo las cámaras que se emplearon con dos “ojos” uno para captar el izquierdo y otro para captar el derecho, los cuales se unieron mediante un espejo y voilá, nació la tecnología que incluso el mismo James Cameron ya está pensando en emplear para sus próximos proyectos. Así que para aquellos a quienes les disgusta la idea de usar gafas van a tener que usarlas, porque este es el comienzo del futuro.

Y entramos en el mundo de la fantasía, donde el Hobbit Bilbo Bolsón emprende una aventura junto a 13 enanos y Gandalf el gris con el objetivo de recuperar el reino perdido de Erebor. En términos generales las actuaciones son sobresalientes, teniendo en cuenta que el gran porcentaje del filme fue hecho con la captura de la pantalla verde. De ahí se puede evidenciar el talento de los actores, ya que imaginar lo que no está ahí, como por ejemplos gigantes y enormes paisajes y preparar una actuación a partir de lo que no se ve me parece fascinante y meritorio.  Como siempre, resalta la imponencia y extensa sabiduría de Sir Ian Mckellen –Gandalf el gris-, además de esto, la presencia de actores británicos de tanta fuerza escénica como Richard Ameritage, - Príncipe Thorin- le da un plus muy importante a la compañía de enanos.
Mi foto con Gandalf el gris

De ahí partimos a la historia que en sí es simple, y que como en toda literatura fantástica va unida a una serie de aventuras y viajes que emprenden los personajes con el fin de recuperar el reino de Erebor.  Como siempre, una de las inclusiones que más sorprende y que a gusto personal me pareció terriblemente extendida, tal vez para aquellos quienes quedamos hasta el hartazgo de Gollum,- aquel personaje con dos personalidades tan opuestas como tétricas-, fue el capítulo de las adivinanzas que se me hizo eterno. Creo que hubo falta de edición aquí y en otros pasajes, lo cual puede generar bastante tedio a la audiencia que no está acostumbrada a narraciones épicas. Hay que resaltar que el actor Andy Serkis  trabaja esta vez como director asistente, lo cual me hace saber cuánto Peter Jackson valora el trabajo de los actores.

Asombra el detalle pormenorizado del vestuario, las prótesis empleadas en la caracterización de los personajes, la creación de los escenarios a través de dibujo manual, y subsiguiente, de manera digital.

Mi recomendación: No deje de verla en 3D HFR!!!
Escena para no perderse: La canción interpretada por los enanos Misty Mountain.





2 comentarios:

Alexander Barrera dijo...

Estaba esperando tu post sobre esta película. Lamentablemente no puedo seguir la recomendación de verla en 3D, un problema visual hace que esto sea un dolor de cabeza, tengo que ver todo en el formato tradicional, espero no estar condenado a quedarme sin ver películas. De todas maneras, gracias, la iré a ver en la próxima semana :D.

Hay une peli que me gustaría que vieras y opinaras al respecto (si es posible, claro esta), se llama: Holy Motors (de este año).

Unknown dijo...

Me parece insuficiente tu opinión de la pelicula, se nota que del libro no conoces mucho, solo de su autor que en cualquier blog o articulo de wikipedia puedes mencionar, en fin la escena de Gollum incluso fue acortada pues faltan acertijos ... Cabe destacar que Peter Jackson es un fanático del mundo de Tolkien al igual que Guillermo del Toro quien colaboro en el diseño y creación de Smaug el dragón. De acuerdo contigo esta película es un festín visual por los 48 cuadros por segundo y su muy agradable 3D ... los únicos peros que le pondría a esta película son las escenas inventadas, pareciera que Peter trata de forzar la historia tanto que la pretende conectar con los primeros minutos de La Comunidad del Anillo ... aunque la otra punta de la lanza muestra un acierto pues como dices Tolkien escribió el Hobbit pensando en el publico infantil y es gracias a Peter que esta historia no se percibe infantil ... tiene toques oscuros y un peculiar humor ... aunque tanto enano en pantalla con el protagonista Bilbo tienden a pasar desapercibidos en el libro ... me imagino que el director creara mas escenas para darles valía a estos 13 enanos ...

Publicar un comentario en la entrada

Subscribe