OBSESIONES

Reseñas de cine con carácter crítico.

4/10/2012

A DANGEROUS METHOD (Un método peligroso)

Publicado por Carolina Pardo Delgado |





Mucho antes de que el psicoanálisis fuera aprobado como método de investigación y como práctica sicoterapéutica, su mayor exponente, Sigmund Freud, tuvo que luchar entre los círculos médicos de Viena para luego aislarse y llevar a cabo numerosos estudios escudriñando con gran poder deductivo, los orígenes de las enfermedades nerviosas, las cuales fueron finalmente relacionadas por este neurólogo con el sexo. Entre sus seguidores, se encontraban Alfred Adler y Carl Jung, quienes más tarde iniciarían prácticas acordes con las teorías de su maestro, aunque con significativas divergencias acerca de que el componente sexual era la base intrínseca de todas sus teorías y otros elementos relacionados.



Un filme eminentemente intelectual,- no por ello tedioso-, basado en el libro “El método más peligroso” de John Kerr y a su vez, en la obra de teatro “The Talking cure” de Christopher Hampton. Y dirigido por David Croneberg a quien se le conoce por su estilo en el que entrelaza lo psicológico, lo físico y la violencia sexual.


Con un selecto complejo actoral conformado por Viggo Mortensen, Michael Fassbender y Keira knightley, esta obra que se decanta por una estructura epistolar entre Freud y su discípulo, Carl Jung, demuestra una gran riqueza narrativa, casi teatral en la puesta en escena. Y a pesar de que su tema pueda parecer complejo al espectador desprevenido, su presentación tiende a combinar de modo ligero, aunque no superficial las teorías que hasta nuestros días catapultaron a la fama al médico austriaco y y se lleva a cabo, igualmente, la introducción de un personaje desconocido para la mayoría de nosotros, Sabrina Spielrein.


Spielrein fue una judía con problemas de histeria quien fue enviada a Zurich, Suiza y puesta en manos de Jung quien utilizó el entonces novedoso método del psicoanálisis para la cura de la Histeria, una enfermedad mental con desordenes entre la risa compulsiva y llantos, combinada con episodios depresivos. Luego, en el transcurso del filme, sale a flote la relación sexual-sadomasoquista que llevó durante largo tiempo con Jung convirtiéndose en su amante.

Lejos de ser un simple pretexto para enaltecer las teorías del fundador del psicoanálisis este filme es un excelente comienzo para aquellos quienes deseen iniciarse en las teorías de la ahora, reconocida práctica y adentrarse en los inicios del siglo XX, época donde se llevó a cabo su origen.

A través de excelsos escenarios, vemos la relación fraternal y a la vez distante, entre estos dos intelectuales, la lucha entre el pensamiento de Freud y la practicidad de Jung que lo guió a pensar incluso en posibles fenómenos paranormales – estando un poco más cerca del pensar del siglo XXI- y la incursión de Spielrein, como la primera mujer miembro de una asociación del psicoanálisis y por lo cual una excelente heredera del método después de ser curada por Jung. Lo interesante aquí, es que sus propias experiencias como paciente fueron empleadas ulteriormente para emprender su formación académica y posterior práctica, llegando a dominar sus propios demonios para ser consumida luego por la irracionalidad de los momentos previos a la primera guerra mundial.


Viggo Mortensen, en su tercera colaboración con el director, encarna con gran precisión de cirujano una semblanza de lo que pudo haber sido Freud, un hombre con voz profunda, sentado la mayor parte del tiempo en su oficina, al que no le importan las conversaciones extensas de horas y horas, disertando acerca de impresiones analíticas del comportamiento humano, en las que a la interpretación de los sueños se les otorgaba una importancia del mismo grado al de una enfermedad de la mente. Su lenguaje corporal, el de Mortensen, no nos defrauda, y nos brinda movimientos acorde con la época, lo que nos brinda mayor seguridad en la interpretación.

Igualmente, Fassbender impresiona una vez más, al caracterizar con gran carisma al aristócrata sobrio y de doble moral, Carl Jung, con facilidad expresiva tanto corporal como facial, y en compenetración con su compañera, Knightley, quien ya tiene una larga experiencia en filmes de época, pero que por momentos sobreactúa creando un ligero decaimiento en la obra. No obstante, es clara en reafirmar su posición como la mujer que juntó a estas dos icónicas figuras y así mismo, las separó. Al entrelazar las vidas íntimas de estos personajes con la teoría sin que resulte un filme denso y difícil de digerir, yace la habilidad directorial de Croneberg.

Un filme altamente recomendable con cualidades intelectuales y perversas que guarda su distancia emocional, pero que nos compensa con gran información, en el que se halla una parábola de la sexualidad moderna y nos permite dar un vistazo al pensamiento ortodoxo y la instancia moral suprema de Freud como padre del psicoanálisis y su rechazo hacia las especulaciones.

Escena para no perderse: Todas

Mi recomendación: Si está en búsqueda de algo estimulante e intelectual ésta debe ser su primera elección.

2 comentarios:

Dialoguista dijo...

A vos también te gustó!!! Aunque más que a mi. Para mi punto de vista, todo esto que mencionas del psicoanálisis y el método, aunque esta retratado en la cinta, no esta claramente retratado. Corre el riesgo de parecer una simple peli de un romance. Eso le critico,tanta intelectualidad y que no acerca al público a todo ese entramado del psicoanálisis.
Saludos Caro!!!

Jorge - cinenovedades dijo...

Todavía no pude verla, pero luego de leer tu reseña me han dado muchísimas ganas. No es normal ver películas de este estilo hoy en día. Por otra parte, el reparto es de lujo.

P.D.: He vuelto a reabrir el blog Cinenovedades, espero que por mucho tiempo más. Estás invitada a pasar cuando gustes. Seguiré bien de cerca tus actualizaciones porque de verdad escribes de manera implecable.

Muchos Saludos, Jorge de Cinenovedades!

Publicar un comentario en la entrada

Subscribe