OBSESIONES

Reseñas de cine con carácter crítico.

4/09/2011

BIUTIFUL

Publicado por Carolina Pardo Delgado |






He salido de la sala pensando en que quería abrazar a Uxbal o a Bardem, ya no tenía idea si era el mismo, o si acaso era posible que en una anterior vida, este actor haya sido Uxbal.


Alejandro Gónzales Iñarritu, el director, nos viene acostumbrando a este tipo de historias en la que la pieza clave de la estructura de sus relatos se concentra en una conexión monolítica, y muy a pesar de su divorcio profesional con Guillermo Arriga –que a mi parecer es una de las catástrofes más grandes del cine actual-, Iñarritu logra en este filme mantener la usual interacción entre historias sin arruinar la principal.


Paralelamente, algunos de sus detractores tienden a señalar la extensa capacidad manipulativa de Iñarritu para mantener al espectador en una incesante angustia, y, extrañamente, ésta misma habilidad es la que lo ha posicionado como un director que sabe como apropiarse y destilar la verdadera agonía de la vida a través de sus imágenes.


Punto a favor. Bardem ha logrado sobrepasar las barreras de lo meramente ficticio y ha conseguido sumergirse de manera tan profunda, que es imposible diferenciar hasta donde llega él y donde comienzan sus personajes, y, a pesar de lo que se pudo haber pronosticado en lo que a su inclusión en el cine hollywoodense se refiere, éste talento no se ha visto desvirtuado en ningún momento.


Desde su complexión física, hasta la comunicación corporal que nos ofrece, en la que su personaje da pasos cortos demostrando una plena inseguridad con la vida, Bardem demuestra que tiene el absoluto control sobre su personaje y que no se le escapa hacia una posible sobreactuación ni tampoco le resta vida con una exploración mediocre.


Y vemos a Uxbal, y sufrimos con él, y lo acompañamos en una pluralidad de angustias, de ires y venires que marcan una vida llena de tragedias, y terminamos cuestionándole sus actitudes, sus errores que van enmarcados en una dicotomía moral que por conectarnos y amarlo, hace que se nos olviden sus crímenes y los pasemos por alto, como un acto altruista de perdonarlo a pesar de.


Uxbal es un personaje que poco se ve en la ficción, pero de la que estoy casi segura, podrá verse ampliamente en la realidad, luchando por lo inalcanzable, con una urgida programación mental de proteger y conservar su propia especie, sin importar los medios que se utilicen para ello.


En cuanto a fondo musical, reaparecen las cuerdas que hicieran famoso a Santaolalla en “21 gramos”, que se introducen para anunciar al enemigo, -esas etapas amargas de la vida-, en conjunto con una cinematografía de una amplia riqueza exploratoria, y una cámara en cinema verité que baila incesablemente al compás de Bardem.


La presencia de un alma compungida perennemente – la mía- a través de este filme que de Biutiful solo tiene el nombre, y que introduce de una manera sagaz ciertas dosis de horror en medio del drama con contados respiros, me obliga a recomendarlo muy a pesar de las aflicciones internas que pueda generar.


Porque una historia tan bien contada hace que sea imposible pensar que no es real.


Escena para no perderse: Todas.


Mi recomendación: Por su amplio metraje (casi las dos horas y media), y ciertas dosis de horror, si usted es una persona muy sensible, no la recomiendo para horas nocturnas.

4 comentarios:

Neri Yahir Martínez dijo...

A mi me gustó, si bien creo que a Iñárritu le costó horrores sacarla adelante como guión lineal (vemos que a pesar de eso, la inclusión de circunstancias paralelas sustituye los saltos temporales de 21 gramos y Amores Perros). Con música y fotografía ya habituales en sus películas. Pero esos elementos se perdonan, porque giran alrededor de quien? Claro! de Bardem.

David Amorós dijo...

Bardem hace años que es el mejor actor de su generación y se fusiona con los personajes que interpreta de forma alucinante. La película aún no la he visto. Se dice que es muy exagerada en lo trágico y que ello le resta credibilidad y no he tenido mucha prisa en verla, aunque lo haré. Un saludo.

Carolina Pardo Delgado dijo...

Neri, pues creo que precisamente se acostumbró a esas historias entrelazadas que le enseñó Arriaga y esta forma narrativa le estará acompañando de aqui en adelante. Si! precisamente con Bardem y la tremenda dirección actoral de Iñarritu, se perdona todo.

David, estamos de acuerdo que es uno de los mejores de su generación. Y quien diga que es exagerado en lo trágico que de gracias!!!
Porque no tiene idea de que estas narraciones si pueden suceder...

Bruz dijo...

La verdad es que yo no le vi ni el queso ni la tostada, pero bueno, me alegró saber que alguien haya visto tanto, tan así que te enlacé en el prólogo de la presentación que hago de la película. Si tienes problema por ello, hazmelo saber y quito el enlace.
Saludos Cinéfilos.

Publicar un comentario

Subscribe