OBSESIONES

Reseñas de cine con carácter crítico.







No sé si sentirme molesta o halagada. Este filme abre con una escena donde el protagonista, -que es un asesino a sueldo-, llega a Barranquilla, Colombia, ciudad donde vivo, a aniquilar a un supuesto jefe del cartel de droga, acto seguido corre a lanzarse de un puente, al cual increíblemente llega en cuestión de minutos, que presumo que es el Pumarejo.


Si esto no es risible en una historia, entonces, ¿qué lo es?


Precisamente en un taller de crítica al que asistí, se hablaba de los momentos no convencionales que no nos creemos cuando un filme presenta al lugar o situaciones relacionadas directamente con lugares que le son comunes a alguien.


Ese inicio presenta varios desequilibrios, entre el lugar que a leguas se nota no tiene nada que ver con la ciudad, hasta los guardaespaldas del supuesto Jefe del cartel que tienen presencia física de mexicanos. Incluso del hangar donde llega el avión privado del presunto narco, desconozco cuantos hangares habrá distintos a los del Aeropuerto Ernesto Cortissoz, pero dudo que sea tan fácil su aterrizaje.
Ahora, dejando a un lado estos hechos que se desvían de toda realidad que un productor podría haber averiguado, me limitaré a referirme a otros ítems.

Esta historia es un remake del año 1972 con Charles Bronson, en el que un “Mecánico” es un asesino a sueldo empleado por una organización delictiva en la que tiene “contratos” para aniquilar ciertos objetivos vía encargos personales.

No podría manifestar que tan inconexa o no sea la historia con su predecesora, lo que puedo aseverar es que tanto la presencia de Jason Statham en la pantalla grande como la de Ben Foster, no solo acaparará la atención de las mujeres. Statham, es poseedor de una alexitimia visual –le doy crédito a mi hermana porque es fanática de este actor y me guio a éste término-, que le hace merecedor a estar bien posicionado en el género de acción.



Ahora, hay una línea principal en la relación de maestro-aprendiz entre los personajes interpretados por Statham y Foster, que es la que termina sosteniendo el filme sin que se decaiga su fuerza narrativa, y que algunos críticos han tildado de “homo-erótica”, para mi es diferente a eso, es una relación que logra sostenerse entre la admiración Vs complejo de culpa, manteniendo una relación de equilibrio entre el autocontrol restringido (Statham) y la impulsividad e instinto asesino (Foster).

Una historia que si bien no le aporta nada nuevo al género, ni presenta escenas de acción muy impresionantes, pero que lleva consigo ciertos puntos de giro muy efectistas que cumplirán a cabalidad el propósito final del filme: un thriller palomitero que sobresale del resto debido a la apabullante presencia física tanto de Statham como de Foster y que se beneficia igualmente, de la sabiduría actoral de Donald Sutherland.

Escena para no perderse: Todas.

Mi recomendación: No se pierda este filme si es amante de la acción.

2 comentarios:

Piru dijo...

ayyyy mira que prometía Statham tras sus papeles con Guy Ritchie, pero haciendo del nuevo Steven Segal creo que se ha echado más que a perder. Una verdadera lástima, estas películas cada vez son peores: dónde quedan las míticas Terminator, Robocop, Demolition Man, La Roca,etc¿¿¿ QUE VUELVA EL GRAN CINE DE ACCIÓN DE LOS 90 YA!!!!

un saludo!

Carolina Pardo Delgado dijo...

Piru, estoy de acuerdo contigo, yo creo que Statham da para mucho más, de igual forma este peli sobresale un poco dentro de toda la basura que el género de acción no está dando ahora.

Y bueno, que su presencia escénica de por si es apabullante, pero creo ya debería cambiar a otro estilo, porque se encasilla...

Gracias por comentar y abrazos!!!

Publicar un comentario en la entrada

Subscribe